Transporte

El transporte público en Acapulco

Es común que las personas vinculen al transporte público con el gobierno, o como una obligación que debe regular, manteniendo precios accesibles que no lastimen la economía familiar. La exigencia general por parte de los usuarios es que el servicio de transporte público mejore: que contraten chóferes más capacitados y que las unidades estén en buenas condiciones. Que no suban el volumen de la música, que manejen con precaución, que no vayan ingiriendo bebidas alcohólicas o fumando mariguana, que no jueguen “a las carreritas” con otros chóferes por pelear el pasaje, o simplemente por diversión; que sean personas responsables quiénes manejen y que sólo suban y recojan pasaje en las paradas establecidas por costumbre.

En la práctica eso es imposible, por una simple y sencilla razón: el modelo de negocio del transporte público es obsoleto. Vayamos por partes:

Las concesiones que los gobiernos estatales han otorgado de manera discrecional a familiares, amigos y aliados políticos; es un secreto a voces que un sólo individuo puede tener varias concesiones a través de prestanombres.

Los chóferes trabajan por turno y cuenta; deben sacar el gasto del combustible y su ganancia, por lo que pelean el pasaje con las demás unidades dentro de su misma ruta colectiva. Han ocurrido accidentes que lamentar.

El dueño de la unidad no necesariamente es el dueño de la concesión; esto implica que el chófer deba reunir la cuenta por turno o por día, según sea el acuerdo con el dueño de la unidad. Y el dueño de la unidad debe pagar cada mes, cada seis meses o cada año, al dueño de la concesión; esos acuerdos ya son entre particulares.

El aumento de unidades cubriendo la misma ruta; el exceso de oferta (unidades) se nota cuando se ven hasta cinco unidades haciendo sitio esperando pasaje y cada una se lleva menos de la mitad de su capacidad de pasajeros. En el caso de los camiones urbanos que cubren la ruta Vacacional – Hospital, se tardan hasta 10 minutos esperando pasaje y sólo llevan unos 15 pasajeros en horario normal. Las tipo URVANS que cubren la ruta Aeropuerto –  Vacacional, se ven circulando con cinco personas, cuando su capacidad es de 15 pasajeros bien acomodados; en horas pico es cuando las unidades si van a su máxima capacidad, hasta las URVANS circulan con pasajeros parados, aunque no esté permitido.

El control político del transporte público; al ser concesiones otorgadas por el gobierno en turno, es común que las asociaciones de transportistas sean afines a partidos o grupos políticos; en cada elección deciden a quién apoyar según su conveniencia: más concesiones, más apoyos, más protección ante la competencia, etcétera.

Es un análisis muy general, pero ese modelo de negocio es obsoleto en una ciudad como Acapulco; somos un poco más de 850 mil habitantes, un buen mercado de transporte público, sin embargo el transporte público es deficiente.

Afortunadamente, tenemos un nuevo sistema de transporte llamado ACABUS y en una publicación anterior, escribí sobre ello: Las ventajas del ACABUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s