No critiques el feminismo combativo.

“Yo, que me muevo un sector de hombres como es el financiero, a veces tienes que hacer más ruido para que te escuchen pero creo que muchas veces somos nosotras mismas quienes nos ponemos las barreras. La inteligencia está ahí, el talento también y las que tenemos que dar el salto somos nosotras.  Muchas veces me he encontrado con que nos frenamos nosotras mismas y las excusas las ponemos en el entorno.  En ocasiones somos nuestras propias saboteadoras y eso hay que romperlo”

Mireia Badía, CEO de https://www.grow.ly/  especializada en crowdlending.

Expresar una opinión en redes sociales, muchas veces te hace un verdugo. Sobre todo si la opinión está en contra de algún tema de moda entre grupos de cibernautas que apoyan lo que uno ha criticado.

Mujeres y hombres somos iguales ante la ley, y juntos hay que buscar más libertades, no concesiones políticas para uno u otro grupo. Los preceptos constitucionales siempre deben garantizar la libertad del individuo, sea hombre, mujer o quimera. Me ha gustado mucho lo que dijo Mireia Badía.

Cómo si se tratara de un tribunado de la plebe, en Twitter empiezan a llegar las menciones de varios usuarios. Algunas con argumentos muy diplomáticos, pero la mayoría son des-calificaciones a la persona, no a la opinión. Y entre más los ignoras, te dejan un recordatorio a tu progenitora.

Soy algo cínico, y me río de mí mismo 😆

Año Nuevo… mismos propósitos.

Hacía varios meses que no entraba por aquí, he estado ocupado en unos menesteres que tienen que ver con mis ingresos para pasar una vejez sin contratiempos, si es que rebaso la esperanza de vida en México, que es de 77.14 años. O si me mudo a Canadá rebase los 81.24 años; estaría viviendo tiempos extras según el país donde me encuentre XD.

Ser más ecuánime para tener una visión más clara de las personas y las circunstancias que enfrentamos como individuos y como sociedad. De ahí se desprenden las demás características que considero importantes: ser más productivo y hacerlo de la mejor manera, optimizando los procesos para invertir mejor los recursos.

Creo que ser feliz es estar en paz conmigo mismo. Y si estoy en paz conmigo, lo estoy con los demás.

Este video lo descubrí hace varios años en YouTube, y siempre me ha parecido muy interesante.