La primer semana sin ti

Me resulta inexplicable este duelo. Te imagino jugando en los pasillos, corriendo en la terraza, y mirando fijamente al cielo. Como aquella ocasión que veías unos papalotes: tus ojos eran el universo.

image

La Lady

Llegó a nuestras vidas un verano del 2005. Tendría unos tres meses de edad, nunca supimos que día había nacido exactamente.

Su primer parto lo tuvo en septiembre del 2007 y nos quedamos con un cachorrito. Buena acompañante y juguetona.

Temerosa del ruido de los cohetones, la música de mariachi, de viento; corría a esconderse debajo de las camas, a la sala, detrás de algo donde se sintiera segura.

Hoy nos ha dejado. Fueron doce años que disfrutamos de su compañía.

Las mascotas se quieren mucho y su pérdida duele inexplicablemente en lo más profundo del ser.

Nuestra perrita “Lady”

20170523_150006 (Small)