¡Traigan su silla que ya llegó el cine!

Llegaban al zócalo del pueblo e instalaban el equipo: un proyector, altavoz y lona. Las películas eran en blanco y negro, las del Cine de Oro Mexicano.

La gente salía con sus sillas, refrescos y frituras. O solo con las ganas de pasar un buen rato mientras veía alguna película cómica.

Los niños nos sentábamos en el suelo, al fin y al cabo eso éramos: pequeños seres humanos sin preocupaciones.

No recuerdo cuántas veces ocurrió, pero persisten en mi memoria aquellas tardes de cine popular.

Eran los años 80.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s